El Portal de los profesionales de la colombofilia Meteorología | Bibliografía | Comercios 
Inicio | Noticias | Artículos | Entrevistas | Audiovisual | Ventas | Clasificaciones | Clubs | Iniciativas
Ley de Protreccion Comparte esto en facebookVersión para imprimir

Proposición de Ley de Fomento de la Colombofilia Canaria

martedì 20 ottobre 2009
Gustavo Q.P.





















Proposición de Ley de Fomento de la Colombofilia Canaria y Protección de la Paloma Mensajera de la Comunidad Autónoma de Canarias


EXPOSICIÓN DE MOTIVOS
TÍTULO I. Disposiciones Generales
Artículo 1. Objeto y Ámbito de Aplicación
Artículo 2. Definiciones
Artículo 3. Identificación de las Palomas
Artículo 4. Propiedad Artículo 5. Expedición de anillas y Títulos de Propiedad y su registro
Artículo 6. Reanillado, pérdida de la anilla de nido ó de la Tarjeta de Propiedad
Artículo 7. Licencia Federativa Canaria
TÍTULO II. Medidas de Protección y Fomento CAPITULO I. Disposiciones Generales Artículo 8. Palomares, centros de cría, entrenamiento y depósito Artículo 9. De las palomas mensajeras y la autorización de instalaciones Artículo 10. Control e inspección Artículo 11. Delimitación de Zonas de Vuelo, lugares de suelta e interferencias Artículo 12. Entrega de Palomas Mensajeras CAPITULO II. Fomento de la Actividad Colombófila.
Artículo 13. Régimen Económico y Financiero Artículo 14. Recursos económicos de la organización colombófila.
Artículo 15. Exenciones y beneficios.
TÍTULO III. De la Organización de Competiciones y Concursos
Artículo 16. Requisitos de las Competiciones y Concursos
Artículo 17. Control de las Competiciones y Concursos
TITULO IV. De la Organización Colombófila Canaria.
CAPITULO I. De la estructura y organización deportiva en Canarias
Artículo 18. Organización de la Colombofilia en Canarias
Articulo 19. Recursos Administrativos
CAPITULO II. Del Régimen Electoral Artículo 20.- Del Régimen electoral
TÍTULO V. De la potestad Sancionadora y de la Disciplina Deportiva. CAPITULO I. Disposiciones Generales Artículo 21. Disposiciones Generales CAPITULO II. De las Infracciones y Sanciones Artículo 22. Clasificación de las Infracciones Artículo 23. Prescripción de las Infracciones Artículo 24. Sanciones Artículo 25. Prescripción de las Sanciones Artículo 26. Graduación de las Sanciones Artículo 27. Extinción de la Responsabilidad
CAPITULO III. Del Ejercicio de la Potestad Disciplinaria en la Colombofilia canaria
Artículo 28. Principios Generales de Ejercicio de la Potestad Disciplinaria
Artículo 29. Competencia para el Ejercicio de la Potestad Disciplinaria.
Articulo 30. Ejecutividad de las sanciones.
CAPITULO IV. Del Ejercicio de la Potestad Administrativa Sancionadora en Colombófila
Artículo 31. Principios Generales de Ejercicio de la Potestad Sancionadora.
Artículo 32. Competencia para la Imposición de Sanciones
CAPITULO VI. Resolución extrajudicial para conflictos en materia colombófila.
Articulo 33. Conciliación y arbitraje.
CAPITULO VII. Medidas Sin Carácter de Sanción
Artículo 34. Multas coercitivas
Artículo 35. Otras Medidas
Artículo 36. Ejecución Subsidiaria.
Artículo 37. Medidas cautelares
DISPOSICIONES ADICIONALES DISPOSICIONES TRANSITORIAS DISPOSICIÓN DEROGATORIA UNICA DISPOSICIONES FINALES
Proposición de Ley de Fomento de la Colombofilia Canaria y de Protección de la Paloma Mensajera de la Comunidad Autónoma de Canarias.

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS
El artículo 43.3 de la Constitución española incluye el fomento a la educación física y el deporte. A su vez y en este ámbito, el artículo 148.1.19 de la Constitución española menciona que las Comunidades Autónomas pueden asumir competencias exclusivas e materia deportiva, su fomento y la educación. La Comunidad Autónoma de Canarias tiene reconocida la competencia exclusiva en materia de promoción del deporte y la adecuada utilización del ocio, de conformidad con el artículo 30.20 de su Estatuto de Autonomía aprobado por la Ley Orgánica 10/1982, de 10 de agosto, reformada por Ley Orgánica 4/1996, de 30 de diciembre. La Ley 8/1997, de 9 de julio, Canaria del Deporte, establece en sus artículos 6 y 7 de su Titulo II las competencias y competencias comunes de coordinación, promoción, gestión y ejecución, cuando proceda, que poseen las Administraciones públicas canarias en materia deportiva. En concreto su artículo 7.c otorga a las Administraciones públicas canarias la obligación de velar y promover la recuperación, mantenimiento y desarrollo de los juegos y deportes autóctonos y tradicionales. Cualquier actividad deportiva constituye un instrumento de relación social, potenciando el equilibrio y la relación social e integración del hombre con su entorno. Contribuyendo al desarrollo integral de la persona y a facilitar una relación de igualdad con los demás, por ello el deporte forma parte de la actividad humana desde la infancia.

La Colombofilia es el arte de criar y entrenar palomas mensajeras. Su finalidad principal es deportiva, así como la exposición, fundamentada en la selección y perfección genético-morfológica de los ejemplares, mediante el sano y equilibrado desarrollo adquirido con el entrenamiento, la competición y una adecuada nutrición e higiene. En este deporte se valora el instinto natural de la paloma mensajera para orientarse y regresar a su palomar desde diferentes distancias, atraídas por el cariño a donde habita, su instinto de pertenencia, apoyado en una metódica preparación y cuidadoso entrenamiento que le procura su propietario y preparador: el Colombófilo. La paloma mensajera es una raza especial. Por su fortaleza anatómica, su viveza, su vuelo especial, su plumaje, se considera un auténtico atleta de nuestros cielos. En estado natural no se aleja mucho de su palomar. Allí vive, se alimenta y reproduce. Entrenadas y estimuladas convenientemente recorren las distancias en el menor tiempo posible. El Colombófilo, su entrenador, las alimenta y mantiene en perfecto estado de salud, condición física y forma, mediante diferentes modalidades de estimulo y motivación al objeto de lograr el regreso rápido a su palomar. En todo caso, el uso de ejemplares de paloma mensajera con fines deportivos y de competición, como la conocemos hoy en día, se remonta a mediados del siglo XIX en Bélgica donde, a partir de cruces de palomas silvestres, se crean dos prototipos, uno en Amberes y otro en Lieja, el primero para vuelo corto y rápido (velocidad) y el segundo para mayor distancia y resistencia (Fondo y Gran Fondo). Con el tiempo, el cruce de estos ejemplares ha perfeccionado la genética de los mismos y su aptitud para la competición.

En 1879, en España, se introducen estas palomas, por vez primera, en un palomar militar en Guadalajara, que fue base del servicio de palomas mensajeras del ejército. En 1884, Alonso de Nava y Grimón, VIII Marques, introduce en su residencia, el Palacio de Nava y Grimón, situado en la Plaza del Adelantado de la Ciudad de San Cristóbal de La Laguna, las primeras palomas mensajeras en Canarias procedentes de Lieja, fundándose en 1900 en Las Palmas de Gran Canaria la Real Sociedad Colombófila de Gran Canaria, para luego, en 1902, crearse en Santa Cruz de Tenerife, la Real Sociedad Colombófila de Tenerife, clubes decanos en ambas Provincias Canarias, existentes en la actualidad, con 109 y 106 años de antigüedad, lo que nos da una idea de la tradición y arraigo de este deporte en nuestro Archipiélago. La tradición canaria de este deporte, con más de cien años de antigüedad, su enorme prestigio conseguido dentro y fuera de las islas, el elevado número de aficionados y aficionadas que, en nuestro territorio, lo practican, el más numeroso de España, su significativa estructura territorial y el importante apoyo social, familiar y cultural que disfruta, a todos los niveles, justifican, sobradamente, que se eleve a rango de ley los derechos a su práctica, así como las bases y normas por las que ha de regirse esta actividad deportiva, al objeto de fomentarla y protegerla.

La importancia de la infraestructura y predominio territorial de este deporte en Canarias viene avalada por las más de 2.300 licencias federativas canarias, los más de 500.000 ejemplares de palomas mensajeras registrados, anillándose anualmente unos 160.000 pichones, una estructura orgánica formada por 57 clubes, 5 Federaciones Insulares, y La Federación Canaria de Colombofilia, con sus dos delegaciones en la Gomera y en el Hierro respectivamente, dicha Federación integra a todas las anteriores. Esta estructura supone el 50% del potencial colombófilo del Estado español, sólo las Federaciones Insulares de Tenerife y Gran Canaria superan individualmente el potencial colombófilo de cualquiera de las regiones españolas, constituyendo las palomas mensajeras de la isla de Tenerife el 25%, las de la isla de Gran Canaria el 17% y las del resto de las islas el 8% de la colombofilia española, todo ello hace que la colombofilia canaria se pueda considerar como una expresión deportiva y cultural del pueblo canario de irrenunciable carácter identitario.

Si bien la naturaleza de la paloma mensajera es la de vuelo sobre tierra, lo que facilita su descanso y orientación, en el caso de Canarias, por nuestra condición archipielágica, se han seleccionado y desarrollado respectivamente, a lo largo de los más de cien años de historia de la colombofilia en las islas, una serie de ejemplares y cruces, en sucesivas generaciones, que han dado lugar a un genotipo de paloma mensajera autóctona con características propias, gran vitalidad y capacidad de lucha y sacrificio, que la hacen especialmente apta para orientarse y volar sobre el mar, por enfrentarse, además, a menudo, en esos vuelos marítimos a condiciones climatológicas adversas, propias de nuestra condición geográfica, por la proximidad de Canarias a África, como es por ejemplo la calima y elevados vientos y temperatura que han moldeado esa características y aptitudes exclusivas. Capacidades que deben ser reforzadas mediante un intenso entrenamiento desde que los ejemplares seleccionados para la competición son pichones al objeto de destacar no sólo su forma física, sino su capacidad de lucha y motivación para regresar a su palomar, desarrollando un vuelo sostenido sobre un medio que le es hostil como es el mar. Esta singularidad y especificidad, vinculada al hecho insular, de la colombofilia canaria, que la diferencia de la colombofilia que se practica en el resto del mundo, encarece esta practica deportiva y exige y hace necesario e imprescindible el apoyo y la ayuda del Gobierno de Canarias y de las demás Administraciones públicas para poder llevar a cabo esa educación de las palomas jóvenes en las sueltas de mar y de competición entre islas y desde el continente africano y así preservar esta actividad deportiva autóctona y tradicional de amplio arraigo social.

La Ley 8/1997, de 09 de julio, Canaria del Deporte, ha regulado con detalle la práctica de diferentes modalidades deportivas, siempre desde el aspecto concreto de la persona física (deportista, técnico-entrenador, juez-árbitro) o de las distintas formas jurídicas referidas a entidades deportivas, dejando sin regulación a la colombofilia canaria y, por supuesto, a la paloma mensajera canaria, un atleta singular. Esta situación de vacío legal perjudica la práctica de este tradicional deporte canario, dándose, incluso, situaciones administrativas paradójicas en las que se ha calificado a los palomares deportivos de forma diversa, distinta e incluso contradictoria por no existir un marco jurídico especifico y clarificador. Esto exige una regulación de máximo rango si se quiere preservar de forma eficaz esta práctica deportiva autóctona y tradicional, que por su gran importancia histórica, social, cultural e incluso económica en Canarias debe tener, a su vez, la consideración de deporte autóctono. Este cuerpo legal garantizaría la continuidad de esta actividad a futuros deportistas colombófilos y, a su vez, despejaría desde la óptica administrativa la consideración que de debe tener la paloma mensajera ya que ésta ha tenido y tiene un tratamiento y clasificación diversa y, a veces, no bien definida en España, clasificándose estas aves, en el ámbito militar y de las telecomunicaciones, como paloma de correos, o bien como paloma de competición o de carreras en el ámbito deportivo y tradicional canario, o ave de concurso consecuencia de su fenotipo y exposición o bien de su actividad deportiva vinculada a la excelente genética de los ejemplares expuestos, e incluso, se le da la consideración administrativa de especie ganadera, cuando es claro que la razón de ser de la paloma mensajera, en el momento presente, es la competición y no la producción de huevos, carne o pluma, si bien al ser un ave, su propietario tiene que cumplir con una serie de requisitos higiénico-sanitarios destinados a preservar al animal en condiciones de salud optimas, para lo cual tiene que considerar aquellas patologías y condiciones higiénicas que pudiesen afectar a sus palomas, al objeto de evitar que estas puedan enfermar y no puedan competir o sean simplemente trasmisoras de enfermedad a otras aves o las personas.

Lo cierto es que la paloma de competición, siendo un ave, la propia normativa europea la considera y clasifica en un grupo distinto, específico y especial de aves, cuyo objetivo no es la producción ganadera, denominado “otras aves cautivas” y no en el grupo de “aves de corral” que son las aves vinculadas a la producción ganadera (carne o huevos). Entendiéndose, de acuerdo con la Directiva 2005/94/CEE del Consejo, por “otras aves cautivas” aquellas aves distintas de las aves de corral, que se tienen en cautividad, entre otras cuestiones, para las carreras, exposición o concursos, concepto que se establece en su capítulo I, artículo 2 de definiciones, punto 6. Correlativamente, exige una serie de requisitos higiénico-sanitarios, veterinarios y de alojamiento en las instalaciones que alberguen palomas mensajeras, en la línea marcada por la Ley 8/1991, de 30 de abril, de la Comunidad Autónoma de Canarias, sobre Protección de los Animales de Compañía. Fiscalizándose todas ellas en un ponderado sistema sancionador que pretende ser, en último extremo, el instrumento que salvaguarde este espíritu de defensa de la paloma mensajera. La presente Ley regula medidas básicas de protección hacia la paloma mensajera y sus palomares, prohíbe, por ejemplo, el retener, apresar, maltratar, herir, ocultar, cazar o disparar a las palomas mensajeras o a sus instalaciones, tratando aspectos muy necesarios para la protección de las mismas. En su Titulo I se establece el objeto y ámbito de aplicación de la Ley y el procedimiento de identificación de las palomas, de su propiedad, de la expedición y pérdida de anillas, para finalizar refiriéndose a la Licencia Federativa. Su Titulo II se refiere a las medidas de protección y fomento, entre las que se encuentran las condiciones y requisitos de los centros de cría, palomares, colombódromos y depósitos, también se hace referencia, entre otras, a la autorización de las instalaciones, a la delimitación de las zonas de vuelo y las facilidades que los ayuntamiento deben dar para ello, así como al régimen económico y financiero de la actividad colombófila, y sus exenciones y beneficios. El Titulo III se refiere a la organización y requisitos para las competiciones y concursos, así como al control de las mismas. El titulo IV se destina a reflejar como debe ser la estructura y organización básica de la colombofilia en Canarias y las condiciones como deben desarrollarse el Régimen electoral. El Titulo V recoge todo lo relativo al ejercicio de la potestad disciplinaria y sancionadora en este deporte de competición, la clasificación de las infracciones, su prescripción, las sanciones, su graduación, la posibilidad de resolución extrajudicial de conflictos y una apartado de medidas sin carácter de sanción, incluyendo la posibilidad de medidas cautelares. Sabiendo que esta modalidad deportiva requiere de protección se ha desarrollado en la Ley un sistema propio de disciplina deportiva y sancionadora a desarrollar por órganos independientes federativos, considerando en este ámbito lo establecido en el Estatuto de la Federación Canaria de Colombofilia, y administrativos dependientes del departamento del Gobierno de Canarias competentes en materia de deportes o de sanidad animal en función de la materia infringida. Por último, en el procedimiento de elaboración de la Ley, además de solicitar informes a quien corresponda, se ha dado audiencia a las entidades deportivas representativas de los intereses directamente relacionados con la materia que se regula.


TÍTULO I Disposiciones Generales
Artículo 1. Objeto y Ámbito de Aplicación La presente Ley tiene por objeto y finalidad el reconocimiento y apoyo a la colombofilia en Canarias como deporte autóctono y tradicional, estableciendo las normas básicas especificas para su desarrollo así como las de protección de la paloma mensajera cuya finalidad sea la competición y de sus palomares y regular aquellos aspectos que requieran una especial atención, ordenando, por tanto, el desarrollo básico de la actividad colombófila en esta Comunidad Autónoma, ámbito de aplicación de esta Ley.

1. Declarar la colombofilia canaria como deporte autóctono y tradicional canario a los efectos de la Ley Canaria del Deporte. 2. El Gobierno de Canarias y demás Administraciones públicas canarias en el desarrollo de su política deportiva protegerán, fomentarán y promoverán la recuperación, mantenimiento y desarrollo de colombofilia canaria como deporte autóctono y tradicional de amplio arraigo en el archipiélago canario y, por ende, a la paloma mensajera, de acuerdo a lo establecido en el artículo 7.c de la Ley 8/1997, de 9 de julio, Canaria del Deporte.

Artículo 2. Definiciones A los efectos de la presente Ley se entiende por:
a) Colombofilia canaria: práctica deportiva canaria consistente en la reproducción, cría, selección, entrenamiento, suelta y competición de palomas mensajeras canarias, su finalidad principal es la competición deportiva, en ella se realiza la concentración ordenada y planificada de estas aves para su suelta y posterior retorno a su palomar de origen, destacando su capacidad específica de vuelo sobre el mar.
b) Paloma mensajera canaria: es aquella variedad de paloma mensajera, procedente de la raza Columba livia, que se distingue por su instinto a regresar a su palomar desde largas distancias dadas sus especiales características genéticas y morfológicas, resaltando en el caso de la variedad canaria el estar dotada de una capacidad de esfuerzo, sacrificio y orientación que la hacen especialmente apta para orientarse y volar sobre el mar, destinándose, por ello, a la práctica de la colombofilia en el archipiélago. Están dotadas de las marcas y elementos de identificación regulados en la presente norma y no tienen la consideración de aves de corral.
c) Palomar: todo habitáculo, de dimensiones y condiciones apropiadas, donde vivan, se mantengan o críen aves del orden de las columbiformes, con independencia de cual sea la voluntad del propietario y de los fines o resultados que se persigan.
d) Palomar de palomas mensajeras: es todo palomar que, reuniendo los requisitos mínimos que se establecen en la presente Ley, se destine a la práctica de la colombofilia canaria en sus diferentes aspectos de tenencia, reproducción, cría, aquerenciamiento, adiestramiento, sueltas de entrenamiento y de competición y cuente con la autorización de la Federación Canaria de Colombofilia. Dicho palomar no tiene la consideración de corral de aves, por no ser la paloma mensajera un ave de corral al estar éstas englobadas en otro grupo de aves como son las deportivas o de competición, y ser las aves de corral las que se crían y mantienen en cautividad con el objeto principal de producir y comercializar sus productos: carne o huevos o pluma, destinados al consumo.
e) Reproducción: acción resultante del apareamiento de palomas mensajeras de distinto sexo con el objeto de engendrar y producir otros ejemplares de sus mismos caracteres biologicos.
f) Cría: Accion consistente en los cuidados, alimentación y educación que los padres proporcionan primero a sus huevos y luego a los pichones que resultan de la eclosion de éstos para que éstos se desarrollen adecuadamente..
g) Pichón: ave que nace de cada huevo resultante del apareamiento de palomas de distinto sexo hasta los ocho meses de edad.
h) Adiestramiento: la manipulación del colombófilo para que los pichones, una vez separados de sus padres, se sustenten por si solos de alimento y agua y aprendan a volar de forma dirigida y cada vez mas intensa, con una pauta establecida.
i) Aquerenciamiento: reconocimiento por los pichones de su palomar y sus entornos al inicio de los primeros vuelos.
j) Sueltas de entrenamiento: los vuelos diarios de pichones y/o palomas mensajeras alrededor del palomar. Pueden ser de entrenamiento en la isla o de millas. Se denominan sueltas de entrenamiento en la isla, a las sueltas que se realizan a corta distancia del palomar, aumentando progresivamente los Kms., sin sobrepasar los limites propios de cada isla, con el propósito de la puesta a punto paulatina y despertar el instinto de orientación; y se denominan sueltas de entrenamiento de millas, las que se realizan entre islas o desde el mar a la isla residencia de la paloma mensajera canaria, para su adaptación a volar sobre el mar y eliminarles el posible temor de desplazarse sobre una superficie que les es hostil por naturaleza, como es el mar.
k) Sueltas de competición: las sueltas de concursos oficiales puntuables que están programadas por un calendario deportivo, autorizado por la Federación Canaria de Colombofilia
l) Colombódromo, lugar o recinto, público o privado, donde se concentran y mantienen en similares condiciones nutritivas, sanitarias y de entrenamiento a pichones de diferentes propietarios y palomares de paloma mensajera, para su cuidado y custodia, con la finalidad de adiestrarles y entrenarles para la competición en las mismas condiciones de vuelo. Deben estar inscritos en el Registro de Entidades Deportivas de Canarias y contar con la debida autorización de la Federación Canaria de Colombofilia, así como con los oportunos libros de registros: entrada y salida de palomas, tratamientos e incidencias.
m) Federación Canaria de Colombofilia: máximo nivel organizativo de la colombofilia canaria en la Comunidad Autónoma de Canarias, esta entidad deportiva esta constituida estatutariamente por una serie de órganos, podrá tener delegaciones en aquellas islas que no exista federación insular.
n) Federación Insular de Colombofilia: máximo nivel organizativo de la colombofilia canaria a nivel insular, esta entidad deportiva esta constituida, se organiza e integra en la Federación Canaria.
o) Club o Sociedad Colombófila: nivel organizativo básico de la colombofilia canaria, se constituye esta entidad deportiva y se integra en el nivel insular, son asociaciones privadas sin animo de lucro, con personalidad jurídica y capacidad de obrar, integradas por personas físicas o jurídicas, que tengan por objeto la promoción y el fomento del deporte colombófilo federado, la practica del mismo por sus asociados, así como la participación en competiciones colombófilas.

Artículo 3. Identificación de las Palomas
1. Las Palomas Mensajeras nacidas en Canarias portarán en una de sus patas una anilla de nido, que será la estipulada por la Federación Canaria de Colombofilia, en la que figurara, al menos, su origen y año de nacimiento y el número de serie que la identifique. Esta anilla de nido será cerrada, sin soldadura ni remache y se colocará al pichón antes de los quince (15) días posteriores a su nacimiento.
La identificación se realizará por el titular y responsable del pichón de paloma mensajera, que está obligado a comunicar las características de las anillas colocadas al club o sociedad colombófila a la que pertenece y ésta, a su vez, a la Federación Insular o delegación, si la hubiere, de acuerdo con los plazos y requisitos que, a tal fin, establezca la Federación Canaria de Colombofilia. Los pichones que se entreguen a un colombódromo deberán entrar en el debidamente anillados y el colombódromo deberá comunicar a la Federación Canaria e Insular de colombofilia las entradas y salidas de pichones que anual o periódicamente se realicen, según los criterios que dicha Federación Canaria apruebe.
2. La Federación Canaria notificara, a la autoridad ganadera o deportiva, de oficio o a requerimiento de esta, aquellos movimientos de palomas que se consideren de interés. 3. Junto con la anilla de nido se expedirá tarjeta de propiedad en la que consten la numeración de la anilla correspondiente y las siglas de la entidad federativa, y en cuyo reverso el legítimo propietario de la misma, podrá indicar los datos de la fecha de nacimiento, datos de filiación, estirpe y procedencia de la paloma mensajera.

Artículo 4. Propiedad La propiedad de la paloma mensajera se acreditará por su titular, a los efectos de la presente Ley, mediante la posesión de tarjeta de propiedad coincidente con la correspondiente anilla de nido, o mediante el certificado de titularidad al que se refiere el apartado 1 del artículo 6.

Artículo 5. Expedición de Anillas y Títulos de Propiedad y su Registro
1. La Federación Canaria de Colombofilia, expedirá y suministrará con carácter exclusivo, tanto las anillas de nido como las tarjetas o títulos de propiedad, a las federaciones insulares y delegaciones, en su caso, que serán las responsables de suministrar dichas anillas y tarjetas de propiedad a los clubs y de inscribir las palomas y dejar constancia de la referencia y su titular en el Registro de Palomas Mensajeras que se creará al efecto por las propias federaciones insulares. Sólo podrán suministrarse a personas físicas o jurídicas que tengan en vigor la correspondiente Licencia Federativa Canaria, quienes serán los responsables de su correcta colocación e identificación de los ejemplares de su propiedad. 2. Estas anillas y tarjetas de propiedad, tendrán el carácter de documento oficial de identificación de la paloma y su manipulación o falsificación será sancionada conforme a lo preceptuado en el Título V de la presente Ley. 3. No podrán obtener estas anillas y tarjetas y, por tanto, no podrán inscribir sus pichones aquellos colombófilos que se encuentren inhabilitados para la colombofilia canaria por sanción penal o administrativa firme. 4. La Federación Canaria de Colombofilia destinara lo recaudado por este concepto a cubrir los costes propios de su funcionamiento y actividad, así como los de las federaciones insulares, estableciéndose a tal fin un reparto proporcional al número de anillas expedidas por cada isla.

Artículo 6. Reanillado, Pérdida de la Anilla de Nido ó de la Tarjeta de Propiedad
1. La desaparición o destrucción de la tarjeta de propiedad podrá sustituirse por un certificado de titularidad expedido por la Federación Canaria de Colombofilia, previa instrucción de un procedimiento encaminado a acreditar la titularidad del ejemplar. 2. La rotura, destrucción o desaparición de la anilla de nido, de forma accidental u obligada en evitación de la mutilación de la pata de la paloma, podrá sustituirse por otra anilla abierta y precintada por la Federación Canaria, previa instrucción de un procedimiento encaminado a acreditar la propiedad y titularidad del ejemplar.

Artículo 7. Licencia Federativa Canaria
1. Para la tenencia y vuelo de palomas mensajeras, incluida su cría, adiestramiento y competición, será necesario estar en posesión de la correspondiente Licencia Federativa Canaria en vigor, expedida por la Federación Canaria de Colombofilia. 2. El Ayuntamiento del municipio donde se encuentren palomas mensajeras en poder de quien no sea titular de la licencia en vigor de la Federación Canaria de Colombofilia ni esté autorizado por ésta, podrá ordenar su retirada y depósito para su puesta a disposición de la federación insular que lo entregara al titular o simplemente su comunicación a la federación insular a tal fin. 3. La Federación Canaria de Colombofilia destinara lo recaudado por este concepto a cubrir los costes propios de su funcionamiento y actividad, así como los de las federaciones insulares, estableciéndose a tal fin un reparto proporcional al número de Licencias diligenciadas por isla.

TÍTULO II Medidas de Protección y Fomento CAPITULO I Disposiciones Generales
Artículo 8. Palomares, Centros de Cría, Entrenamiento y Depósito de Palomas Mensajeras
1. Los palomares de palomas mensajeras, centros de cría o depósito, de entrenamiento y colombódromos, públicos o privados, deben obtener la correspondiente autorización para su funcionamiento de la Federación Canaria de Colombofilia. 2. Los centros dedicados exclusivamente a la cría y al entrenamiento y los depósitos de palomas mensajeras extraviadas no tendrán la consideración de palomar deportivo de palomas mensajeras. 3. En general, en cualquiera de los establecimientos mencionados en el apartado anterior, se llevará un libro de registro de movimientos en el que figurarán las altas y las bajas de los pichones o palomas producidas o que hayan entrado o salido de dicho establecimiento, así como su origen y destino de forma detallada. 4. Cuando se cese en el uso de un palomar, o se produzca fallecimiento, incapacidad o ausencia de su titular, el familiar mas próximo a este titular procederá a notificar dicha incidencia, en el plazo máximo de quince días a la Federación Insular en que se encuentre registrado, la cual comunicara esta incidencia a la Federación Canaria y ésta, a su vez, a las autoridades competentes en materia deportiva y de sanidad animal del Gobierno de Canarias, informándoles, a su vez, si se produce cambio de titular, venta o traspaso de dicho palomar y de sus ejemplares. 5. En caso de cese definitivo de la actividad del palomar éste se dará de baja en los registros pertinentes y se notificara a las federaciones competentes el destino de las palomas mensajeras de acuerdo con lo establecido en el párrafo anterior. 6. Se prohíbe el cruce de palomas mensajeras con otras razas que no sean de competición cuando se desee destinar sus pichones a la competición, a tal fin se asegurara que en el palomar no convivan otras razas de paloma que no sea la mensajera.

Artículo 9. De las Palomas Mensajeras y la Autorización de sus Instalaciones
1. La Federación Canaria de Colombofilia para la autorización de los palomares de paloma mensajera, centros de cría o depósito, entrenamiento y colombódromos, públicos o privados, considerara que estos cumplan unos requisitos básicos de carácter higiénico-sanitarios y de características de los alojamientos, que serán como mínimo los que se fijan a continuación:
a. Tener suficientes y adecuadas condiciones higiénicas y sanitarias, acordes con las necesidades fisiológicas y etológicas de los animales a albergar. b. Disponer de comida suficiente, adecuada y sana, agua, lugares para dormir, así como métodos adecuados para su limpieza y desinfección. c. El titular de estos establecimientos deberá disponer de un programa de limpieza y desinfección de las instalaciones y utensilios del palomar que incluirá un compromiso del titular para su aplicación y que se aplicara con la debida frecuencia al objeto de evitar cualquier tipo de olor o incomodidad. Este programa se presentará ante la Federación competente, para su conocimiento y visado. d. El titular de estos establecimientos debe disponer de un programa sanitario de profilaxis para las aves e instalaciones, de cuya ejecución es responsable y del que debe dar conocimiento a la Federación competente. Cualquier modificación del mismo debe ser puesta en conocimiento de dicha Federación justificando los motivos de la misma. Se podrá por las Sociedades o Federaciones Insulares elaborar programas sanitarios comunes para los palomares de cada uno de sus ámbitos de actuación. Estos programas deberán ser comunicados a la autoridad competente en sanidad animal del Gobierno de Canarias. Deberán registrarse por cada titular las incidencias y tratamientos sanitarios que se produzcan. e. Se dispondrá de métodos adecuados para evitar el contagio en caso de enfermedad. Por ello, las instalaciones tendrán que reunir, al menos, una serie de requisitos de orientación, correcta aireación, capacidad de alojamiento y cubicaje, cuyo diseño y distribución se regularán con las disposiciones que se dictarán en desarrollo de esta Ley, en cumplimiento de las Disposición Final Segunda f. Los habitáculos en los que se ubiquen los animales deberán tener suficiente espacio en función del número de ejemplares. g. Los palomares deberán estar construidos de forma y empleando materiales que protejan a las aves de la intemperie y las inclemencias climatológicas, tales como la lluvia o el viento excesivo, y se impida la entrada en los mismos de animales de que puedan ser perjudiciales para las palomas. h. Además los colombódromos tendrán un lugar separado y diferenciado de las instalaciones generales para el aislamiento de ejemplares, cuando proceda.
2. Considerando que los palomares no son explotaciones ganaderas, ni tienen una finalidad ganadera, en tanto y cuanto la cría y tenencia de palomas no es la producción de huevos, carne o pluma, sino la deportiva de competición y, en algún caso, la exposición, y que además las palomas mensajeras no son aves de corral, no procede que los palomares se inscriban en registros oficiales ganaderos, ni estén sometidos a autorizaciones ganaderas o que estén gestionadas por el departamento del Gobierno de Canarias competente en materia de ganadería; ello sin menoscabo de las obligaciones que cualquier instalación que contenga aves pueda tener con la autoridad ganadera en función de la situación epizootiológica puntual y objetiva que pueda darse. Se deberá, no obstante, comunicar, al menos anualmente, por la Federación Canaria de Colombofilia los palomares que se inscriban y autoricen por ésta a la autoridad competente en materia ganadera y deportiva de la Comunidad Autónoma de Canarias. 3. En un área de influencia adecuada a cielo abierto, donde existan palomares de mensajeras autorizados por la Federación Canaria de Colombofilia, no se podrá conceder ningún tipo de autorización para el ejercicio de la práctica cetrera. 4. Siendo la colombofilia canaria un deporte protegido por esta Ley, el Gobierno de Canarias, los Cabildos Insulares y los Ayuntamientos, colaborarán en el fomento y la protección de este deporte así como de sus palomares, pudiendo éstos establecerse en áreas urbanas. 5. Las Federaciones Insulares con las distintas sociedades o clubs confeccionarán y revisarán al menos anualmente el censo de palomares de palomas mensajeras propios de su ámbito de competencia, que contendrá datos relativos a la ubicación y situación del palomar, la identidad y el número de Licencia Federativa Canaria del propietario y número y características de los ejemplares que albergan.

Artículo 10. Control e Inspección. Los Departamentos del Gobierno de Canarias con competencias en materia de sanidad animal, en materia de salud pública y de protección de los animales, cuando proceda, así como los Cabildos insulares y los Ayuntamientos, cada uno en el ámbito de sus competencias, arbitrarán las medidas necesarias para el control sanitario e higiénico de palomas y palomares, públicos o privados. A su vez, las Corporaciones Locales, cada una en el ámbito de sus competencias, realizaran acciones y métodos de control, cuando sea preciso, sobre aquellas poblaciones de palomas y otras aves que se encuentren asilvestradas, errantes y sin control en zonas públicas y supongan un perjuicio para los bienes o las personas Por otra parte, el Departamento del Gobierno de Canarias con competencias en materia deportiva adoptara y realizara las actuaciones de inspección y control que considere oportunas al objeto de comprobar que se cumplen con las obligaciones deportivas que tienen las personas y entidades, físicas y jurídicas, tanto publicas como privadas, dedicadas a la actividad colombófila o a la tenencia, cría o entrenamiento y competición de palomas mensajeras.

Artículo 11. Delimitación de Zonas de Vuelo, Lugares de Suelta e Interferencias
1. Al objeto de fomentar y proteger la colombofilia canaria y las palomas mensajeras, los Ayuntamientos, a instancia de las distintas entidades deportivas, velarán, en caso de ser preciso, por la existencia de zonas de vuelo y lugares de suelta idónea y compatible para los vuelos de entrenamiento y competición de las palomas mensajeras.
De acuerdo con lo establecido en el artículo 9.3, se deberá compatibilizar, en todo caso, la actividad cetrera con la actividad colombófila y con la actividad de vuelo que se desarrolle próxima al palomar, lo que será tenido en cuenta por cada Consejo Insular de Caza anualmente, al objeto de evitar al menos en un área de influencia adecuada a cielo abierto el solapamiento entre ambas actividades.
2. En los municipios donde se desarrollen actividades con palomas mensajeras objeto de esta Ley, los Ayuntamientos establecerán medidas preventivas o de control apropiadas para evitar interferencias en el vuelo de las palomas mensajeras, a tal fin las federaciones insulares comunicaran, bien directamente o a través de los correspondientes club colombófilos, a los oportunos ayuntamientos, los turnos de vuelo o sueltas que se realicen en su ámbito municipal.

Artículo 12. Entrega de Palomas Mensajeras Las personas que recojan una paloma mensajera ajena están obligadas a entregarla al Ayuntamiento de la población donde la hayan recogido, a la Federación Canaria de Colombofilia o a la Federación Insular o al club o sociedad de colombofilia de la localidad dentro de las 24 horas siguientes a su recogida. En cualquier caso, de conformidad con el Capitulo IV, artículo 15 del Real Decreto 2751/1983 de 27 de Septiembre, toda persona que encuentre palomas mensajeras esta obligada a entregarlas a la Guardia Civil o Autoridad Militar más cercana, en un plazo no superior a las (48 h.) cuarenta y ocho horas o al club colombófilo más próximo.

CAPITULO II Fomento de la Actividad Colombófila
Artículo 13. Régimen Económico y Financiero
1. El régimen al que esta sometida La Federación Canaria de Colombofilia y demás federaciones colombófilas será el de presupuesto y patrimonio propios. Sus ingresos deberán aplicarse al cumplimiento de sus fines sociales, culturales y deportivos y los que estatutariamente se establezcan. 2. El régimen de administración y gestión de presupuesto y patrimonio de las federaciones colombófilas será el establecido en la Ley Canaria del Deporte y en sus propios Estatutos. 3. La contabilidad se ajustará a las normas de adaptación del Plan General de Contabilidad a las Federaciones Deportivas. 4. Debe someterse anualmente a auditorias financieras y, en su caso, de gestión, así como a informes de revisión limitada, sobre la totalidad de los gastos, que podrán ser financiados y encargados por la Administración pública de la Comunidad Autónoma de Canarias. 5. La Federación Canaria de Colombofilia podrá otorgar, de su patrimonio y recursos económicos, subvenciones y ayudas a favor de las federaciones insulares, y éstas, a su vez, a los clubs a ellas afiliados; en todo caso, fiscalizará y controlará la gestión económica de éstas. 6. La Federación Canaria de Colombofilia, deberá formalizar cada año el balance de situación y los estados de cuentas de ingresos y gastos, que pondrá en conocimiento de la Dirección General de Deportes. En igual forma y tiempo las federaciones insulares presentarán los balances de situación a la Federación Canaria. 7. Los compromisos plurianuales de gasto de las federaciones, Canaria e insulares, precisan de acuerdo de su Asamblea General.

Artículo 14. Recursos económicos de la organización colombófila. El patrimonio y los recursos económicos de la organización colombófila procederán de:
1) Ayudas y subvenciones del Gobierno de Canarias y otras Administraciones públicas canarias, que deben fomentar y apoyar anualmente la actividad colombófila mediante las oportunas ayudas y subvenciones que, a tal fin, consignaran en sus presupuestos dirigidas a la Federación Canaria de Colombofilia, para que pueda hacer posible, de forma sostenible, el cumplimiento de las obligaciones contempladas en la presente Ley y demás disposiciones, así como los planes anuales de sueltas, tanto de entrenamiento como de competición, incluyendo las sueltas de mar y las que se realicen fuera del archipiélago.
Una parte suficiente de estas ayudas y subvenciones recibidas deben ser destinadas, a su vez, por la Federación Canaria a sufragar el coste de la actividad competitiva y de funcionamiento de las federaciones insulares y clubs, estableciéndose, a tal fin, un mecanismo de reparto proporcional al número de licencias federativas que posea cada isla y club, respectivamente.
2) Subvenciones y ayudas del Consejo Superior de Deportes y de otras entidades federativas o deportivas o Administraciones públicas a nivel nacional o internacional. 3) Los derechos y cuotas que en relación con las personas afiliadas establezca la Asamblea General, en cada federación o club, en el ámbito de su competencia. 4) Los ingresos del importe de las sanciones que se impongan por los órganos disciplinarios como consecuencia de las infracciones a la disciplina deportiva federativa o a las normas que regulen las competiciones. 5) Las ayudas y donaciones que puedan recibirse de personas físicas o jurídicas. 6) Los bienes y derechos que le correspondan a las federaciones y cualquier otro ingreso que obtenga procedente del ejercicio de su actividad y competición. 7) Los que la legislación vigente otorgue a las entidades deportivas en todo momento.

Artículo 15. Exenciones y beneficios. La Federación Canaria de Colombofilia y el resto de federaciones insulares que la integran disfrutaran en materia de económica y financiera y de ayudas y subvenciones de las facultades, beneficios y exenciones otorgados por la legislación vigente a las asociaciones privadas sin ánimo de lucro.

TÍTULO III De la Organización de Competiciones y Concursos
Artículo 16. Requisitos de las Competiciones y Concursos
1. La organización de cualquier competición o concurso en el ámbito territorial de la Comunidad Autónoma Canaria por cualquier persona y entidad, física o jurídica, pública o privada, en la que intervengan palomas mensajeras, deberá ajustarse a lo establecido en esta Ley y a los siguientes requisitos básicos:
a. Los titulares de las palomas mensajeras estarán en posesión de la Licencia Federativa Canaria en vigor emitida por la Federación Canaria de Colombofilia. b. Las palomas mensajeras estarán debidamente identificadas con su anilla de nido del año de su nacimiento. Esta prohibido el anillar un pichón o paloma con anilla de años anteriores a su nacimiento. c. Se respetarán las zonas de vuelo y lugares de suelta con las medidas adoptadas por los ayuntamientos en cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 11 de la presente Ley. d. En toda publicidad relativa a las competiciones y concursos que se organicen por personas o entidades, físicas o jurídicas, públicas o privadas, se evitará toda información que pueda inducir a error en cuanto a la naturaleza y características de la competición o concurso organizado. e. Toda competición llevará aparejado un plan de vuelo que será aprobado por la Federación Canaria de Colombofilia. f. Los clubs y colombodromos que participen en la competición o actividad deberán estar afiliados a la Federación Canaria e insular correspondiente e inscritos en el Registro de Entidades Deportivas de Canarias. g. La participación de palomas mensajeras procedentes de un colombódromo en una competición oficial ordinaria con otros ejemplares de particulares, procedentes de diferentes clubs, debe ser autorizada previamente por la Federación Canaria de Colombofilia.
2. En las competiciones o concursos deportivos federativos en las que participen una o más entidades deportivas, los responsables u organizadores deberán solicitar autorización previa a la Federación de Canaria de Colombofilia, cursando la solicitud a través de la correspondiente federación insular, en la forma que se prevea en la normativa deportiva y en las disposiciones federativas o estatutarias correspondientes. 3. Los particulares que deseen organizar competiciones o concursos deberán solicitar autorización a la Federación Canaria de Colombofilia, presentando la solicitud por escrito y con antelación suficiente. 4. La calificación de las competiciones y actividades colombófilas y sus categorías como oficiales o profesionales en la Comunidad Autónoma de Canarias corresponde a la Federación Canaria de Colombofilia según los criterios que reglamentariamente se establezcan. Dicha calificación debe ponerse en conocimiento de la Dirección General competente en materia de deportes del Gobierno de Canarias para su conformidad, sin la cual no tendrá la consideración dada por la Federación Canaria. 5. La Federación Canaria de Colombofilia, oídas las federaciones insulares y éstas a las sociedades o clubs, confeccionara anualmente el Plan de Sueltas de entrenamiento y competición, que aprobará y presentará a las autoridades competentes en materia de deportes y sanidad animal para su conocimiento. 6. La presentación del correspondiente Plan de sueltas de entrenamiento o competición por la Federación Canaria a la autoridad competente de la Comunidad Autónoma en materia de ganadería será suficiente para que ésta, en un solo acto, autorice globalmente el traslado y transporte de las palomas desde los diferentes puntos de origen a los lugares de concentración y suelta incluidos en dicho Plan, pudiendo suspenderse excepcionalmente, de forma temporal o limitarse dicha autorización, cuando objetivamente existan razones de sanidad animal para ello. 7. En las competiciones y concursos celebrados en el ámbito territorial de la Comunidad Autónoma Canaria, podrán participar palomas mensajeras de otras comunidades autónomas y naciones previa autorización de la Federación Canaria de Colombofilia.

Artículo 17. Control de las Competiciones y Concursos
Sin menoscabo de las competencias de control que sobre la competición pueda realizar el departamento del Gobierno de Canarias con competencias en materia de deportes, será la Federación Canaria de Colombofilia con Las federaciones insulares las que tutelen y ejerzan el control de las competiciones y concursos que se celebren dentro y fuera de la Comunidad Autónoma de Canarias con palomas mensajeras de colombófilos afiliados en la Federación Canaria de Colombofilia. Asimismo, velará por el cumplimiento de los requisitos señalados en el artículo anterior y por el desarrollo de las competiciones y concursos deportivos en las condiciones técnicas, sanitarias, de seguridad y otras establecidas en las disposiciones federativas y reglamentarias que le son de aplicación. En todo caso, la Federación Canaria de Colombofilia dará cuenta anualmente, al final de la campaña de sueltas de competición, de los resultados y balance global de la misma al departamento del Gobierno de Canarias con competencias en materia de deportes.

TITULO IV De la organización de la colombofilia canaria CAPITULO I De la estructura y organización deportiva en Canarias
Artículo 18. Organización de la Colombofilia en Canarias
1. A la Federación Canaria de Colombofilia, como entidad asociativa privada, sin ánimo de lucro, se le reconoce personalidad jurídica y patrimonio propio e independiente del de sus asociados, así como capacidad de obrar en el cumplimiento de sus fines establecidos en sus Estatutos debidamente aprobados y registrados, con ámbito de actuación en toda la Comunidad Autónoma Canaria. 2. La Federación Canaria de Colombofilia tiene como actividad propia la que se establezca en esta Ley y en sus Estatutos y demás disposiciones de desarrollo, y, en todo caso, el fomento y defensa, así como la dirección, organización, coordinación, administración y gestión de la colombófila en general y, en particular, de la que posee finalidad competitiva en el ámbito de la Comunidad Autónoma de Canarias, pudiendo dejar, a su vez, a los niveles inferiores, insular y local, el fomento y defensa así como la dirección, organización y competencias que les corresponda en cada uno de sus ámbitos territoriales. La Federación Canaria podrá delegar en las insulares aquellas competencias que considere oportunas. 3. La Federación Canaria de Colombofilia esta constituida por las diferentes federaciones de ámbito insular, y éstas, a su vez, se articulan en clubs o sociedades de ámbito territorial inferior que se integran en cada isla en su federación insular, de las que existirá una por isla, también se integran en la Federación Canaria los jueces y deportistas así como cuantas entidades o personas, físicas o jurídicas, públicas o privadas, promuevan, practiquen o fomenten el desarrollo de esta modalidad deportiva en Canarias. La Federación Canaria podrá disponer de delegaciones en las islas donde no se haya constituido una federación insular. La Federación Canaria tendrá su sede en Canarias, en la isla residencia de su Presidente, y las federaciones insulares la tendrán en cada uno de los ámbitos territoriales insulares que representan. 4. La Federación Canaria de Colombofilia debe constituirse orgánica y funcionalmente entorno a una serie de órganos, con una estructura propia, para el adecuado ejercicio de sus funciones, entre los que se dotara, al menos, de uno que tenga atribuidas funciones superiores de representación y gobierno, cuyo máximo exponente lo representaría su Asamblea General, el Presidente y la Junta de Gobierno, y otro que tenga atribuidas funciones disciplinarias y jurisdiccionales, dicha estructura orgánica debe ser recogida y desarrollada en sus Estatutos. 5. En todo caso, la estructura orgánica interna de la Federación Canaria de Colombofilia, las federaciones insulares y los clubs o sociedades y sus obligaciones y derechos se determinara y desarrollara en sus correspondientes Estatutos respetando lo establecido en esta Ley y atendiendo a los principios de representación democrática y descentralización de funciones. 6. Las Federaciones insulares y las de ámbito inferior al insular deben ser reconocidas por la Federación Canaria, previo a su funcionamiento. 7. Además de las que le confieren sus Estatutos, corresponde a la Federación Canaria de Colombofilia como agente colaborador y bajo la tutela de la Administración pública de la Comunidad Autónoma de Canarias, al menos, las siguientes funciones públicas de carácter administrativo en el ámbito de esta Comunidad Autónoma, todo ello sin menoscabo de las que puedan corresponder a la autoridad competente en el ejercicio de sus funciones:
a. Ejercer la potestad de ordenanza de la colombofilia a nivel autonómico, coordinando a las Federaciones insulares y atendiendo a su capacidad jurídica. b. Suministrar a las federaciones insulares las anillas debidamente homologadas con el título de propiedad correspondiente. c. Organizar, autorizar, aprobar, coordinar y controlar las sueltas de entrenamiento o de competición suprainsulares, y las que se realicen en el mar o desde otros países y las de carácter internacional. d. En el ámbito nacional, corresponde a la Federación Canaria de Colombofilia mantener las relaciones con la Real Federación Colombófila Española, de acuerdo con lo establecido en sus Estatutos, siendo, a nivel federativo, su interlocutor valido en la Comunidad Autónoma. e. En el ámbito organizativo de la colombofilia en Canarias, la Federación Canaria representara a la Comunidad Autónoma en las actividades y competiciones deportivas de carácter nacional, celebradas fuera y dentro de Canarias, organizando y estableciendo la participación en competiciones y encuentros de la selección de Canarias, siendo de su competencia la elección de colombófilos y palomas mensajeras que formaran parte de la selección autonómica que se confeccione al efecto. f. Colaborar, en representación de la organización colombófila, con la autoridad de la Comunidad Autónoma de Canarias en materia deportiva en la formación y titulación de jueces y técnicos. g. Velar por el cumplimiento de las disposiciones por las que se rige la colombofilia canaria. h. Tutelar, controlar y supervisar a sus asociados o federados. i. Promover, organizar, autorizar, calificar y controlar las actividades deportivas de la colombofilia canaria. j. Prestar asistencia técnica y profesional a los niveles inferiores de la organización (insular y local) k. Exigir a los niveles organizativos inferiores que todas las palomas mensajeras estén debidamente identificadas y con sus títulos de propiedad. l. Ejercer la potestad disciplinaria respecto de sus federados y de la propia estructura organizativa en la Comunidad Autónoma de Canarias. m. Colaborar con la autoridad competente en la prevención, control y represión del uso de sustancias prohibidas y en la implantación de medidas antidopaje y métodos deportivos no reglamentarios. n. Confeccionar periódicamente un censo actualizado de palomas mensajera y colombófilos. o. Colaborar con la autoridad competente en el control de las subvenciones y ayudas que se asignen a sus asociados o federados. p. Establecer y aplicar el régimen para la elección de sus órganos de gobierno y representación.
10. La Federación Canaria de Colombofilia podrá ejercer las funciones mencionadas a través de las federaciones insulares previa delegación, excepto las a, b, c, d, e, f, m, p, para el ejercicio de la función l.) se estará a lo establecido en el artículo 29.7. 11. El ejercicio y cumplimiento de estas obligaciones la Federación Canaria de Colombofilia dará cuenta anualmente ante su asamblea y ante la Dirección General competente en materia deportiva del Gobierno de Canarias.

Articulo 19. Recursos administrativos Los actos y resoluciones que emanen, en ejecución de las obligaciones mencionadas en el artículo anterior, de las federaciones insulares podrán ser objeto de recurso ante la Federación Canaria de Colombofilia que agotará la vía federativa; y los que provengan, en general, de la Federación Canaria de Colombofilia, excepto los relativos a materia de disciplina deportiva o electoral que tendrán un régimen de recursos propio, podrán recurrirse en Alzada, en un plazo inferior a los treinta días, ante el órgano competente en materia de deportes del Gobierno de Canarias que agotara la vía administrativa. Ello sin perjuicio de la posible resolución extrajudicial para conflictos que se establezca en materia colombófila de acuerdo con lo contenido en el capitulo VI del Titulo V de esta Ley.

CAPITULO II Del Régimen Electoral
Artículo 20. Régimen Electoral.
1. Para los miembros que componen las federaciones deportivas colombófilas y los clubs y su forma de elección y representación se estará a lo dispuesto en materia electoral en la Ley 8/1997, de 9 de julio, Canaria del Deporte y en los Estatutos de la Federación Canaria de Colombofilia, debidamente aprobados y adaptados a la legislación vigente, de la Federación Canaria de Colombofilia y demás disposiciones de desarrollo. 2. Los actos y resoluciones en materia electoral de los órganos de representación y gobierno de las federaciones insulares y de los clubs, serán recurribles en Alzada ante el órgano competente de la Federación Canaria, y los actos y resoluciones en esta materia de los órganos de representación y gobierno de la Federación Canaria podrán ser, a su vez, recurridos en Reposición, de forma potestativa, en el plazo de veinte días ante la propia Federación Canaria o en Alzada, en el plazo de un mes, ante la Junta Canaria de Garantías Electorales, creada por la Ley Canaria del Deporte, que agotará la vía administrativa.

TÍTULO V De la Potestad Sancionadora y de la Disciplina Deportiva CAPITULO I Disposiciones Generales
Artículo 21. Disposiciones Generales
1. Constituyen infracciones administrativas en materia de fomento y protección de la colombofilia canaria y de la paloma mensajera las acciones u omisiones a la presente Ley. 2. El régimen sancionador y disciplinario se ajustara a lo establecido en la presente Ley y, en su caso, a la normativa legal que pudiera serle de aplicación, en concreto a lo establecido en la Ley Canaria del Deporte. 3. Serán sancionadas las personas y entidades, físicas o jurídicas, públicas o privadas, que incurran en infracciones a lo establecido en la presente Ley, tanto por acción como por omisión, incluyendo no sólo a colombófilos sino a jueces, presidentes y directivos de federaciones o clubs y, en general, al conjunto de la organización colombófila en Canarias y de las personas y entidades integradas en ella. 4. Serán de aplicación las disposiciones disciplinarias y sancionadoras vigentes en el momento de producirse los hechos que son infracción, por tanto no se podrá sancionar por infracciones no tipificadas con anterioridad al momento de su comisión. Las disposiciones disciplinarias y sancionadoras producirán efectos retroactivos cuando favorezcan al infractor. 5. No se podrá imponer sanción alguna por infracción a lo establecido en la presente Ley y sus disposiciones de desarrollo sin que se haya tramitado el necesario procedimiento.
6. Se deberá, en su caso, prever y desarrollar reglamentariamente un adecuado sistema de reclamaciones y recursos frente a las decisiones de cada una de los sujetos que ejerzan la potestad disciplinaria y sancionadora en cada momento, debiéndose resolver de manera expresa estas reclamaciones y recursos en un plazo de tiempo adecuado y no superior a treinta días, transcurrido el cual se entenderán, en todo caso, desestimadas.
7. Cuando el cumplimiento de las obligaciones corresponda a varias personas o entidades conjuntamente, éstas responderán de forma solidaria de las infracciones que se cometan y de las sanciones que se impongan. 8. Cuando un solo hecho sea constitutivo de dos o más infracciones, se sancionará solamente por la más grave. 9. Iniciado un procedimiento sancionador, si los hechos pudieran ser presuntamente constitutivos de delito se pondrá en conocimiento del Ministerio Fiscal, con remisión de lo actuado, a fin de que éste ejerza, en su caso, la acción penal correspondiente. La instrucción de causa penal ante los Tribunales de Justicia suspenderá la tramitación del expediente administrativo sancionador que hubiera sido incoado por los mismos hechos y, en su caso, la eficacia de los actos administrativos de imposición de sanción, tal es así que los hechos declarados probados por resolución judicial penal firme vincularan a las Administración pública competente respecto del procedimiento sancionador que substancien. 10. No podrán sancionarse los hechos que hayan sido sancionados en vía disciplinaria, administrativa o penal en los casos en que se aprecie identidad de sujeto, hecho y fundamento, es decir no se impondrá doble sanción en estas circunstancias. 11. Las resoluciones disciplinarias y sancionadoras no producirán efectos a los interesados hasta su notificación personal. 12. Con independencia de la notificación personal, podrá acordarse la comunicación pública de las resoluciones respetando el derecho al honor y a la intimidad conforme a la legalidad vigente.

CAPITULO II De las infracciones y sanciones
Artículo 22. Clasificación de las Infracciones A los efectos de la presente Ley, las infracciones a la conducta deportiva y a las reglas de la competición o a las normas deportivas generales, se clasifican en leves, graves y muy graves: 1.- Serán infracciones leves:
1) La falta de entrega de una paloma mensajera extraviada en la forma y plazos previstos en el artículo 12 de esta Ley. 2) El descuido en las obligaciones y cuidados alimenticios e higiénicos o sanitarios de los palomares donde se mantengan palomas mensajeras o de éstas. 3) La falta de las vacunaciones a que obliguen las disposiciones federativas o las autoridades competentes en materia de sanidad animal o la desatención del tratamiento obligatorio que corresponda. Así como no llevar el control y registros adecuados de los mismos. 4) La falta de inscripción de las anillas de nido en el Registro de palomas mensajeras de las federaciones y delegaciones Insulares, en su caso, y clubs. 5) La tenencia o suelta de palomas mensajeras sin la Licencia Federativa Canaria en vigor. 6) El anillar un pichón o paloma mensajera con anilla de años anteriores. 7) No disponer o aplicar adecuada y suficientemente el programa de limpieza, desinfección y sanitario en el palomar. 8) No llevar el libro registro de movimientos e incidencias en las instalaciones según lo establecido en el artículo 8. 9) Las acciones u omisiones que durante el desarrollo de los concursos o sueltas colombófilas vulneren o perturben su normal desarrollo. 10) Las observaciones a jueces deportivos, comités técnicos, directivos y autoridades deportivas que supongan una leve incorrección. 11) La adopción de una actitud pasiva en el cumplimiento de órdenes e instrucciones de jueces y demás autoridades en el ejercicio de sus funciones. 12) Las conductas clara y objetivamente contrarias a las normas deportivas y que no sean graves o muy graves. 13) Los abusos de autoridad cuando estos no afecten directamente a la posibilidad de competir. 14) Las que con dicho carácter establezca la Federación Canaria de Colombofilia en sus respectivos Estatutos y reglamentos. 15) Cualquier infracción a la presente Ley que no tenga la consideración de infracción grave o muy grave.
2.- Serán infracciones graves:
1) Abandonar, retener, apresar, maltratar, ocultar y cazar palomas mensajeras anilladas de cualquier nacionalidad 2) La transmisión por cualquier título de palomas mensajeras anilladas, anillas de nido y tarjeta o titulo de propiedad a persona que carezca de licencia federativa canaria en vigor.
3) La reiterada falta de higiene, limpieza y desinfección apropiadas en el palomar, así como la reiterada deficiencia en la alimentación y condiciones sanitarias de las palomas mensajeras. 4) Traspasar, obsequiar o vender las anillas de nido oficiales sin previa autorización de la Federación Canaria de Colombofilia, cursada a través de las federaciones insulares.
5) La falsificación, corte, alteración, adulteración, cambio, substracción o manipulación de cualquier índole realizada personalmente o por persona interpuesta de licencia, anilla de nido, tarjeta o titulo de propiedad, certificado de propiedad, marcas, o incluso el plumaje que pueda inducir a confusión sobre la propiedad de la paloma mensajera. 6) Quebrantar los precintos de los comprobadores, jaulas de enceste y documentación de los concursos. 7) El establecimiento de palomares de palomas mensajeras, centros de entrenamiento, depósitos de palomas, colombódromos y transportes de palomas, sin la debida autorización federativa y administrativa si procediese. 8) La suelta de palomas mensajeras en días u horas prohibidos, en atención a las Zonas de Vuelo y Lugares de Suelta regulados en el artículo 11. 9) Realizar acciones premeditadas encaminadas a interferir negativamente el desarrollo de una competición federativa, soltando o exhibiendo palomos deportivos o palomas mensajeras que no participen en dicha competición con el mismo fin. 10) La organización de competiciones o concursos sin atender a lo dispuesto en el artículo 16 de la presente Ley. 11) Las acciones u omisiones que durante el desarrollo de los concursos o sueltas colombófilas impidan su desarrollo. 12) Poseer o tener palomas mensajeras en el palomar sin la adecuada anilla de nido. 13) Los abusos de autoridad cuando estos afecten directamente a la posibilidad de competir. 14) El comportamiento, protesta, insultos, actitud y gestos agresivos e intimidatorios de colombófilos cuando se dirijan a jueces, dirigentes colombófilos, autoridades y contra el público asistente. 15) El incumplimiento de sanciones impuestas por infracción leve. 16) La inactividad o dejación de funciones de los miembros de los órganos disciplinarios o electorales que no supongan incumplimientos muy graves de sus obligaciones legales, estatutarias y reglamentarias, incluyendo la inejecución de las resoluciones del Comité Canario de Disciplina Deportiva. 17) El incumplimiento de los reglamentos electorales y de los acuerdos de la asamblea general y demás disposiciones estatutarias o reglamentarias. 18) La no convocatoria, en los plazos o condiciones legales, de forma sistemática y reiterada, de los órganos federativos. 19) El incumplimiento de órdenes e instrucciones emanadas de los órganos con competencias en materia de deportes y sanidad animal del Gobierno de Canarias.
20) Las que con dicho carácter establezca la Federación Canaria de Colombofilia en sus respectivos Estatutos y reglamentos.
21) La reincidencia, por comisión, en el término de un año de más de una infracción leve, cuando así haya sido declarada por resolución firme.
3.- Serán infracciones muy graves:
1) La incitación al uso o utilización en palomas mensajeras de drogas, estimulantes, fármacos, alimentos o sustancias que puedan alterar una competición o que alteren su desarrollo fisiológico natural o la muerte, excepto los prescritos y controlados por facultativo veterinario en caso de enfermedad o necesidad, o la acción u omisión que impida el debido control de estas sustancias o métodos. 2) La negativa a someter a sus palomas al control antidopaje. 3) El robo o hurto de palomas mensajeras. 4) Matar, lesionar o inutilizar, de forma deliberada, para el deporte a una paloma mensajera. 5) Las actuaciones dirigidas a predeterminar, mediante precio, fraude, intimidación o acuerdo, el resultado de un certamen o competición. 6) La no expedición, sin causa justificada, de la licencia federativa canaria, se considera infracción muy grave del Presidente de la Federación Canaria o Directivo que tenga asignada dicha responsabilidad. 7) El incumplimiento de sanciones impuestas por falta grave. 8) Alterar o modificar el normal funcionamiento de los comprobadores. 9) El incorrecto uso de los fondos privados o de las subvenciones, créditos, avales y demás ayudas concedidas con fondos públicos o privados. 10) El compromiso de gasto de carácter plurianual del presupuesto sin la debida autorización se considerara una infracción muy grave del presidente de la correspondiente entidad federativa. 11) El comportamiento, protesta, insultos, actitud y gestos agresivos e intimidatorios de colombófilos, individual o colectiva, cuando se dirijan a jueces, dirigentes colombófilos, autoridades y contra el público asistente que impidan una competición o certamen u obliguen a su suspensión temporal o definitiva, que inciten a la violencia o a perturbar el buen orden de la competición. 12) La inactividad o dejación de funciones de los miembros de los órganos disciplinarios o electorales que supongan un incumplimiento muy grave de sus obligaciones legales, estatutarias y reglamentarias. 13) Las que con dicho carácter establezca la Federación Canaria de Colombofilia en sus respectivos Estatutos y reglamentos. 14) La reincidencia, por comisión, en el término de un año de más de una infracción grave cuando así haya sido declarada por resolución firme.

Artículo 23. Prescripción de las Infracciones
1. Las infracciones leves prescribirán a los tres meses, las graves al año y las muy graves a los tres años. 2. El plazo de prescripción de las infracciones comenzará a contarse desde el día en que la infracción se hubiera cometido. 3. Interrumpirá la prescripción, la iniciación del procedimiento sancionador con conocimiento del interesado, reanudándose el plazo de prescripción si el expediente sancionador estuviera paralizado más de un mes por causa no imputable al presunto responsable.

Artículo 24. Sanciones
1. Las infracciones a la presente Ley serán sancionadas con multas de 50 a 6.000 euros, según el siguiente detalle:
a. Las infracciones leves se sancionarán con una multa de 50 a 300 euros.
b. Las infracciones graves se sancionarán con una multa de 300,01 a 1.200 euros. c. Las infracciones muy graves se sancionarán con una multa de 1.200,01 a 6.000 euros.
2. Las infracciones leves, además, podrán sancionarse con amonestación o apercibimiento privado y suspensión de participación en un concurso dentro de la misma temporada. 3. Las infracciones graves previstas en el apartado 2), puntos 1, 4 al 10, 12, 15 y 17, y las infracciones muy graves previstas apartado 3) del artículo 22 de esta Ley, podrán comportar la sanción accesoria de inhabilitación o suspensión temporal de la licencia federativa canaria y de la practica colombófila deportiva por un periodo máximo de cinco años con perdida de la antigüedad colombófila y de demás derechos de los federados atendiendo a la graduación de la infracción cometida. 4. Además, la sanción por la comisión de una infracción grave o muy grave puede conllevar de forma accesoria la descalificación en concurso o competición y la retirada del premio o diploma, así como la confiscación de las palomas mensajeras. 5. La sanción por la comisión de una infracción muy grave prevista en el artículo 22.3 podrá conllevar de forma accesoria la inhabilitación definitiva de la práctica colombófila deportiva, o bien la clausura temporal de las instalaciones y establecimientos hasta un plazo máximo de tres años. 6. Además de lo anterior, si se comete una de las infracciones previstas en el artículo 22, apartado 2, puntos 14, 15, 16 y 17, y en apartado 3, puntos 9 y 12 por directivos colombófilos, se podrá imponer como sanción accesoria la inhabilitación temporal en el cargo al responsable de la infracción de dos meses a un año. 7. El incumplimiento de la sanción impuesta, implica el incremento en un grado de la infracción sancionada y el incremento de la sanción en el mínimo de la cuantía de la multa del escalón superior, pudiendo, si la situación de incumplimiento o quebranto de la sanción persiste, procederse de forma accesoria a la retirada provisional de la licencia federativa canaria y la imposibilidad temporal de competir. 8. Todas las sanciones, graves o muy graves, impuestas a colombófilos llevan la imposibilidad de ventas, traspaso, cesión de las palomas mensajeras de su último censo presentado, hasta que ésta se resuelva. 9. Con independencia de las sanciones que puedan corresponder por la infracción cometida, los órganos sancionadores y los disciplinarios están facultados para alterar el resultado de la competición o certamen en aquellos casos en que la infracción suponga objetivamente una grave alteración del resultado de la competición o certamen, como es el caso contemplado en del artículo 22.3.5.

Artículo 25. Prescripción de las Sanciones
1. Las sanciones impuestas por infracciones muy graves prescribirán a los tres años, las impuestas por faltas graves, al año y las impuestas por faltas leves, a los tres meses. 2. El plazo de prescripción de las sanciones comenzará a contarse desde el día siguiente a aquel en que adquiera firmeza la resolución por la que se impuso la sanción. 3. Interrumpirá la prescripción de las sanciones, la iniciación, con conocimiento del infractor, del procedimiento de ejecución, reanudándose el plazo de prescripción si aquel se paralizase durante más de un mes por causa no imputable al infractor.

Artículo 26. Graduación de las Sanciones
1. En la imposición de las sanciones, tanto en vía disciplinaria como administrativa, se deberá guardar la debida adecuación y proporción entre la gravedad del hecho constitutivo de infracción y la sanción aplicada. En todo caso, se tendrán en cuenta, para graduar la cuantía de las sanciones y también de las sanciones accesorias, los siguientes criterios:
a) La trascendencia y perjuicio causado por la infracción cometida. b) El ánimo de lucro ilícito y la cuantía del beneficio obtenido por la infracción.
c) La reiteración o reincidencia de infracciones. d) La negligencia o intencionalidad del infractor. e) La naturaleza de los hechos f) La concurrencia en el infractor de singulares responsabilidades en el orden deportivo.
La reincidencia o reiteración se dan cuando el infractor, en el plazo de un año desde el momento en que se haya cometido la infracción, hubiese sido sancionado por una infracción igual o de mayor gravedad, o por dos infracciones o más de inferior gravedad.
2. La sanción pecuniaria que se establezca deberá considerar que la comisión de la infracción tipificada no resulte más beneficiosa para el infractor que el cumplimiento de la norma infringida. 3. Son circunstancias atenuantes en la tipificación de la infracción y en la graduación de la sanción, en general, el arrepentimiento espontáneo y la provocación suficiente inmediatamente previa a la infracción, así como el no haber sido sancionado con anterioridad en el ámbito colombófilo.

Artículo 27. Extinción de la Responsabilidad
1. Son causas de extinción de responsabilidad disciplinaria y administrativa el fallecimiento del Infractor; la disolución de la entidad sancionada; el cumplimiento de la sanción y la prescripción de la infracción o de la sanción impuesta; la perdida de la condición de colombófilo federado, pero cuando esta perdida sea voluntaria la extinción tendrá efectos meramente suspensivos si quien estuviere sujeto a procedimiento disciplinario o hubiese sido sancionado recupera en el plazo de tres años su vinculo a la colombofilia canaria federada, en este supuesto el tiempo pasado no se computa a efectos de la prescripción de la infracción ni de la sanción.

CAPITULO III
Del Ejercicio de la Potestad Disciplinaria en Materia Colombófila
Artículo 28. Principios Generales de Ejercicio de la Potestad Disciplinaria.
1. El ámbito de la disciplina deportiva, a los efectos de esta Ley, se extiende a las infracciones que se detecten a las reglas de los certámenes y de la competición y a las normas tipificadas en ella, en sus disposiciones de desarrollo y en los Estatutos de la Federación Canaria en tal sentido. Se entiende por infracciones a las reglas de la competición o certamen las acciones u omisiones que durante el curso de la misma vulneren, impidan o perturben su normal desarrollo o resultado; y por infracciones a las normas deportivas generales se entiende las demás acciones u omisiones contrarias a lo dispuesto en dichas normas de carácter deportivo. 2. La potestad disciplinaria atribuye a sus titulares legítimos, de oficio o a petición de parte, la facultad de corregir, sancionar e investigar a personas o entidades, físicas o jurídicas, públicas o privadas, sometidas a esta disciplina deportiva. 3. Cuando las personas o entidades disciplinarias tuvieran conocimiento de hechos que den lugar sólo a responsabilidad administrativa, darán traslado de los hechos y antecedentes a la autoridad sancionadora competente. 4. Tendrán la consideración de interesado en la sustanciación de un procedimiento disciplinario cualquier persona o entidad, física o jurídica, pública o privada, cuyos derechos o intereses legítimos puedan verse afectados por dicho procedimiento, pudiendo personarse en el mismo, teniendo desde ese momento dicha consideración a efectos de notificación, proposición y práctica de prueba. 5. Una misma persona no podrá pertenecer a más de un órgano disciplinario, cuando dos o más de éstos puedan conocer sucesivamente de un mismo asunto.
6. El régimen disciplinario deportivo para la colombofilia canaria es independiente de la responsabilidad administrativa, civil, penal o de otro orden en que pudieran incurrir las personas o entidades deportivas, físicas o jurídicas, públicas o privadas, que cometieron la infracción.

Artículo 29. Competencia para el Ejercicio de la Potestad Disciplinaria.
1. El ejercicio de la potestad disciplinaria corresponde a los jueces deportivos y comités deportivos y disciplinarios que se creen a tal fin por la Federación Canaria Colombófila en sus Estatutos y reglamento disciplinario para el desarrollo y control de los certámenes y competiciones respectivamente, que actuaran de manera inmediata, debiéndose disponer, no obstante, de un sistema adecuado de reclamación frente a sus decisiones que se recogerá en los Estatutos de la Federación Canaria y su reglamento de disciplina deportiva, máxime si durante la competición se impone una sanción que afecte definitiva o temporalmente al desarrollo o resultado de la misma. Las actas suscritas por los jueces y comités deportivos y disciplinarios constituirán el medio documental necesario en el conjunto de la prueba de la infracción a las normas deportivas que regulan la colombofilia canaria y gozaran de presunción de veracidad respecto de los hechos reflejados en la misma, igual consideración tendrán las ampliaciones o aclaraciones a la misma que se realicen por los propios jueces, de oficio o a petición de los órganos disciplinarios, salvo prueba suficiente en contrario o error material manifiesto que se podrá acreditar por cualquier medio admitido en Derecho.
Las decisiones que emitan, antes, durante y después de la competición deportiva, los jueces y comités deportivos y disciplinarios podrán ser recurridas en Alzada, ante un órgano disciplinario distinto, creado y designado, a tal fin, por la Federación Canaria lo que se determinará en sus Estatutos. En este caso dicho recurso se interpondrá en un plazo no superior a setenta y dos horas ante la Federación Canaria de Colombofilia que designara inmediatamente un nuevo comité deportivo al efecto que en menos de cuarenta y ocho horas resuelva de forma definitiva y firme en vía disciplinaria el recurso y discrepancia. Contra esta resolución sólo cabe recurso ante la vía jurisdiccional contencioso administrativa.
2. Se preverá un sistema procedimental que permita conjugar, en la competición o certamen, las actuaciones disciplinarias de intervención inmediata con el trámite de audiencia y derecho a reclamar de los interesados. 3. En todo caso y en general en el procedimiento disciplinario, el presunto infractor tendrá derecho a conocer de forma clara, antes de que caduque el tramite de audiencia, la acusación contra él formulada debidamente motivada, a efectuar las oportunas alegaciones y a la proposición de pruebas, debiéndose prever la posibilidad de tramitación abreviada del procedimiento.
4. Además podrá ejercer la potestad disciplinaria, en su respectivo ámbito federativo y competencia, la Federación Canaria de Colombofilia, instruyendo y resolviendo expedientes respecto de aquellas personas o entidad, física o jurídica, pública o privada, que forman parte de su estructura orgánica que, estando federadas, participan en esta actividad deportiva en Canarias: colombófilos, clubs, federaciones insulares, jueces, directivos y, en general, sobre la organización colombófila y las personas, públicas o privadas, que la integran, de acuerdo a lo establecido en la presente Ley, así como a lo contenido, a tal fin, en sus Estatutos y Reglamento de Disciplina Deportiva. Las resoluciones de la Federación Canaria, además de poder ser recurridas potestativamente en Reposición ante si misma en el plazo de veinte días, pueden ser recurridas también en Alzada en el plazo de un mes, si el acto fuera expreso, ante el Comité Canario de Disciplina Deportiva, ambos recursos se interpondrán de forma sucesiva pero nunca simultanea. 5. Agotaran la vía disciplinaria las resoluciones del Comité Canario de Disciplina Deportiva, así como las resoluciones firmes de los órganos federativos de disciplina deportiva que a tal fin se definan en los Estatutos y Reglamento de Disciplina Deportiva de la Federación Canaria para los que se prevea recurso de Alzada, pudiendo ser recurridas estas resoluciones en vía jurisdiccional ante el órgano competente. 6. En todo caso la Federación Canaria de Colombofilia pondrá en conocimiento del Comité Canario de Disciplina Deportiva todas las resoluciones disciplinarias adoptadas. 7. Se podrá encomendar el ejercicio de la potestad disciplinaria para determinados asuntos, en el ámbito federativo, por la Federación Canaria a las Federaciones Insulares cuando se den circunstancias adecuadas para ello, lo que se deberá desarrollar reglamentariamente. 8. Los conflictos positivos o negativos que se puedan suscitar sobre la tramitación o la resolución de asuntos entre órganos disciplinarios deportivos distintos serán resueltos por el Comité Canario de Disciplina Deportiva.

Articulo 30. Ejecutividad de las sanciones. Las sanciones en materia de disciplina deportiva serán ejecutivas sin que las reclamaciones o recursos interpuestos contra ellas paralicen o suspendan su ejecución, salvo que el órgano a quien corresponda resolver el recurso acuerde su suspensión.

CAPITULO IV
Del Ejercicio de la Potestad Administrativa Sancionadora en Materia Colombófila
Artículo 31. Principios Generales de Ejercicio de la Potestad Sancionadora.
1. Se respetara en el procedimiento sancionador la presunción de no existencia de responsabilidad administrativa mientras no se demuestre lo contrario. 2. En todo caso, la Federación Canaria de Colombofilia deberá poner en conocimiento del órgano competente al que corresponda instruir el procedimiento sancionador cualquier infracción de la que tenga conocimiento y las medidas adoptadas si las hubiera. 3. En todo lo no regulado expresamente, el procedimiento sancionador se regirá por lo establecido al efecto en la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común y en el Real Decreto 1.398/1993, de 4 de agosto, por el que se aprobó el Reglamento del Procedimiento para el Ejercicio de la Potestad Sancionadora, dictado en desarrollo de la mencionada Ley 30/1992.
La imposición de sanciones en vía administrativa no impedirá, en su caso, la exigencia de responsabilidades de carácter deportivo o disciplinario a través de los mecanismos contemplados en esta Ley y en sus disposiciones de desarrollo y estatutarias específicas, considerando, en todo caso, lo establecido en el artículo 21.10.

Artículo 32. Competencia para la Imposición de Sanciones
1. El ejercicio de la potestad sancionadora relativa a las infracciones tipificadas como leves en esta Ley corresponde al Alcalde del municipio donde se produzca la infracción, excepto las realizadas al apartado 4 cuya competencia corresponde al órgano del Gobierno de Canarias con competencia en materia de sanidad animal. Las resoluciones del Alcalde podrán recurrirse en Reposición de forma potestativa en el plazo de un mes y en Alzada ante el órgano competente por razón de materia del Gobierno de Canarias agotando con ello la vía administrativa, estos recursos se interpondrán de forma sucesiva y nunca simultanea.
Cuando los alcaldes hagan dejación de su potestad sancionadora serán competentes para ejercerlas el departamento del Gobierno de Canarias con competencia en función de la materia infringida dde acuerdo al reglamento orgánico de funcionamiento de la Consejería correspondiente.
2. El ejercicio de la potestad sancionadora relativa a las infracciones tipificadas como grave o muy grave en esta Ley en materia de sanidad, identificación, alimentación y bienestar de las palomas corresponde al órgano competente en materia de sanidad, identificación, alimentación y bienestar animal del Gobierno de Canarias, incluyendo las infracciones al punto 4 del artículo 22.1, de acuerdo a lo que determine el reglamento orgánico de funcionamiento del respectivo departamento autonómico con dicha competencia. 3. El ejercicio de la potestad sancionadora relativa al resto de infracciones tipificadas como grave o muy grave tanto en materia deportiva como en el resto de materias definidas en esta Ley, excepto lo establecido en el apartado 6 anterior, corresponde al órgano del Gobierno de Canarias con competencias en materia de deportes de acuerdo a lo que determine el respectivo reglamento orgánico de dicho departamento. 4. Las resoluciones dictadas en ejercicio de la potestad sancionadora podrán ser recurridas de forma potestativa mediante Recurso de Reposición en el plazo de un mes ante el mismo órgano que las dictó y/o en Alzada, ante el superior jerárquico de quien dicto la resolución, en el mismo plazo, agotando con ello la vía administrativa y quedando expedita la vía jurisdiccional. En todo caso estos recursos se pondrán de forma sucesiva y no simultanea. 5. El órgano al que corresponda resolver el expediente sancionador podrá acordar la adopción de las oportunas medidas accesorias contempladas en el artículo 24 de esta Ley. 6. Las competencias para el ejercicio de la potestad sancionadora, definidas en los apartados anteriores, podrán ser objeto de delegación.

CAPITULO V Resolución extrajudicial para conflictos en materia colombófila.
Articulo 33. Conciliación y arbitraje. Para facilitar la solución de diferencias y conflictos de carácter privado surgidos en la practica o desarrollo de la actividad colombófila los interesados podrán acudir a las formulas de conciliación y arbitraje de acuerdo a lo establecido en la legislación existente a tal fin, sometiéndose al dictamen del Tribunal Arbitral del Deporte Canario creado en la Ley Canaria del Deporte, teniendo los laudos dictados en estos procedimientos los efectos contemplados en la Ley de Arbitraje. El Tribunal Arbitral del Deporte Canario contemplara para la resolución de los conflictos que se le planteen en el ámbito colombófilo una constitución y composición adecuada y propia. Todo lo cual se desarrollara reglamentariamente.

CAPITULO VI Medidas Sin Carácter de Sanción
Artículo 34. Multas coercitivas
1. En el supuesto de que el interesado no cumpla las obligaciones establecidas en esta Ley o que la autoridad competente, en materia disciplinaria o sancionadora, decida aplicar las medidas accesorias previstas en el artículo 24, ésta podrá requerir a los afectados para que, en un plazo suficiente, procedan al cumplimiento de aquéllas, con apercibimiento de que, en caso contrario, se impondrá una multa coercitiva, con señalamiento de cuantía, en su caso, y hasta un máximo de 200 euros, sin perjuicio de las sanciones que pudieran ser aplicables. 2. La autoridad competente, en caso de incumplimiento, podrá efectuar requerimientos sucesivos, incrementando la multa coercitiva hasta un máximo de un 10 por 100 de la acordada en el requerimiento anterior. 3. Los plazos concedidos deberán ser suficientes para poder realizar la medida de que se trate, así como para evitar los perjuicios o daños que se puedan producir de no ejecutar la medida a su debido tiempo.
Artículo 35. Otras Medidas La autoridad competente a la que corresponde resolver el expediente podrá acordar las siguientes medidas, que no tendrán carácter de sanción:
a. La clausura o cierre de instalaciones, locales, incluyendo colombodromos, que no cuenten con las autorizaciones o registros preceptivos, o la suspensión temporal de su funcionamiento hasta tanto se rectifiquen los defectos o se cumplan los requisitos exigidos para su autorización. b. Aquellas que se contemplan como accesorias en el artículo 24 de esta Ley. c. El reintegro de las ayudas o subvenciones públicas por haber sido indebidamente percibidas, por incumplimiento de los requisitos o por ausencia o inadecuada justificación.
Artículo 36. Ejecución Subsidiaria. Los gastos que se originen por la intervención, transporte y deposito de palomas y en general los derivados del procedimiento sancionador y de la aplicación de medidas accesorias serán por cuenta del infractor, así como los que se originen debido a que la autoridad competente tenga que ejecutar con sus propios medios o con medios ajenos las medidas u obligaciones que corresponde efectuar al infractor y que éste no ha realizado en tiempo y forma, con independencia de las sanciones o multas coercitivas que hubiere lugar. Artículo 37. Medidas cautelares
1. Iniciado un procedimiento disciplinario o sancionador y teniendo en cuenta el principio de proporcionalidad el órgano competente podrá adoptar medidas provisionales o cautelares para asegurar el cumplimiento y la eficacia de la resolución que pudiera recaer o evitar los efectos de la infracción. La adopción de medidas provisionales podrá adoptarse en cualquier momento. El acuerdo de adopción debe ser debidamente motivado. 2. No se podrán dictar medidas provisionales o cautelares que puedan causar perjuicios irreparables.

DISPOSICIONES ADICIONALES
Primera. Divulgación y fomento de la colombofilia canaria. El Gobierno de Canarias solicitará a las Consejerías con competencia en materia de deportes y de sanidad animal la programación de campañas divulgadoras sobre el contenido de la presente Ley al objeto de fomentar el conocimiento y promover la defensa de la colombofilia canaria y de las palomas mensajeras. La Administraciones públicas canarias con competencias en materia de turismo promoverán y divulgaran la colombofilia canaria en el exterior como un valor vinculado a la cultura y tradición del pueblo canario.

Segunda. Formación y subvención en higiene y sanidad. El Gobierno de Canarias promoverá la formación de los colombófilos en materia de higiene y sanidad de sus instalaciones y palomas, pudiendo incluir en la subvención que otorgue el desarrollo y ejecución de sus programas de sanidad animal los relativos a la disponibilidad de un programa sanitario de profilaxis para las palomas y sus instalaciones y establecimientos por parte del colombófilo, así como de limpieza y desinfección de las mismas.

Tercera. Actividad no clasificada. Siendo la colombofilia canaria un deporte protegido por esta Ley y considerando las exigencias técnicas e higiénico-sanitarias que en la misma se exige tanto a los palomares para su autorización, como a los titulares de los mismos para la tenencia y cría de las palomas, resultando, además, que la tenencia de un palomar en Canarias y la actividad colombófila deportiva que de el se deriva es una actividad estrictamente privada o familiar, destinada al uso, disfrute y satisfacción exclusivo de su propietario y dado que los palomares, además no son explotaciones ganaderas como se ha acreditado, por no ser la paloma una especie ganadera, al no estar destinada a la producción y comercialización para consumo de huevos, carne o pluma, sino que su destino es la competición deportiva, es por lo que los palomares y centros de cría quedan excluidos del ámbito de aplicación de la legislación de actividades clasificadas.

Cuarta. Comunicaciones en situaciones de emergencia. En los casos de emergencia en las comunicaciones, la Federación Canaria de Colombofilia, las federaciones insulares, los Clubes y los colombófilos en general, están obligados por la presente Ley, a poner a disposición del Ministerio de Defensa, del Gobierno de Canarias y de los Cabildos Insulares, las palomas mensajeras y sus instalaciones para prestar los servicios de comunicaciones que se les requieran.

Quinta. Supletoriedad de Ley Canaria del Deporte. De forma general, para todo aquello que no este comprendido y no contravenga la presente Ley se estará, de forma supletoria, a lo dispuesto en la Ley 8/1992, de 8 de julio, Canaria del Deporte.

Sexta. Autorizaciones. El plazo para resolver de forma expresa los procedimientos y las autorizaciones contenidas en esta Ley será de tres meses de forma general, de lo que se informara a los interesados en el procedimiento, así como de los efectos que produzca dicho silencio administrativo. Se entenderán denegadas las autorizaciones a palomares de palomas mensajeras, centros de cría o depósito, de entrenamiento y colombódromos, u instalaciones que se recogen en la presente Ley si transcurridos tres meses desde la recepción de la solicitud en el órgano o entidad correspondiente no se hubiera notificado resolución expresa alguna. Podrá acordarse, de forma excepcional y justificada, la ampliación del plazo máximo de resolución mediante motivación clara de las circunstancias concurrentes y agotados todos los medios disponibles para hacer efectiva esa resolución. De acordarse, se notificara al interesado y dicho plazo ampliado no será superior al plazo para resolver y tramitar el procedimiento. La modificación o ampliación sustancial de estas instalaciones o establecimientos están sujetas a notificación a la Federación Canaria y a nueva autorización.

Séptima. Silencio administrativo. En cumplimiento de lo previsto en el artículo 42 y 43 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, el vencimiento, en general, del plazo máximo para resolver, sin haberse notificado resolución expresa legitima al interesado, se entenderá como silencio administrativo negativo, desestimándose, en tal sentido, la solicitud. El recurso de alzada que se interponga contra la desestimación por silencio administrativo de una solicitud por el transcurso del plazo, se entenderá desestimado si, llegado el plazo de resolución, el órgano administrativo competente no dictase resolución expresa sobre el mismo. Esa desestimación tendrá a todos los efectos la consideración de acto administrativo que finaliza el procedimiento. La desestimación por silencio tiene el solo efecto de permitir al interesado del recurso jurisdiccional contencioso administrativo que proceda.

Octava. Actualización de sanciones. Se faculta al Gobierno para actualizar periódicamente el importe de las sanciones previstas en el artículo 24.1 de esta Ley, de acuerdo a la última variación de índice de precios al consumo determinada por el Instituto Canario de Estadística y en su defecto por el Instituto Nacional de Estadística.

Novena. Palomas vagabundas. Las corporaciones locales preverán un sistema eficaz de control de palomas vagabundas, sin propietario, que afecten a áreas públicas al objeto de evitar molestias y posibles daños a inmuebles.

DISPOSICIONES TRANSITORIAS
Primera. Autorización de Establecimientos. Los titulares de los palomares, centros de cría o entrenamiento, depósitos de palomas, colombodromos y otras instalaciones o establecimientos que, en el momento de la entrada en vigor de esta Ley, no se encuentren autorizados por la Federación Canaria de Colombofilia le solicitaran a ésta en un plazo máximo de doce meses la regularización de su situación administrativa para el ejercicio de su actividad colombófila. Los titulares que no soliciten la autorización correspondiente en el plazo señalado deberán cerrar sus instalaciones provisionalmente hasta solicitarla, corriendo por su cuenta los gastos que se deriven de ello. Segunda. Disposición de Estatutos. Las federaciones colombófilas deberán disponer de sus oportunos Estatutos en un plazo inferior a dieciocho meses. En ausencia de Estatutos propios las federaciones insulares se regirán por los de la Federación Canaria. Tercera. Adaptación estatutaria y reglamentaria. Las entidades deportivas colombófilas existentes que dispongan de Estatutos deben adaptar sus normas estatutarias y reglamentarias a las previsiones contenidas en esta Ley y en sus disposiciones de desarrollo en un plazo inferior a dieciocho meses. Las federaciones insulares además de adaptar sus estatutos, en el mismo plazo de tiempo, a lo establecido en la presente Ley, lo harán considerando, a su vez, lo establecido en los Estatutos de la Federación Canaria de Colombofilia.

DISPOSICION DEROGATORIA UNICA
Única. Derogación normativa Quedan derogadas cuantas disposiciones de igual o inferior rango se opongan a lo establecido en la presente Ley.

DISPOSICIONES FINALES

Disposición final primera. Título competencial. Esta Ley se elabora al amparo de lo dispuesto en el artículo 30.20 del Estatuto de Autonomía de Canarias, aprobado por Ley Orgánica 10/1982, de 10 de agosto, reformado por Ley Orgánica 4/1996, que atribuye a la Comunidad Autónoma de Canarias la competencia exclusiva en materia de deportes.

Segunda. Facultad de aplicación y desarrollo El Gobierno de Canarias dictará las disposiciones necesarias que garanticen la aplicación y el desarrollo de la presente Ley y, por tanto, la plena eficacia de sus objetivos.

Tercera. Entrada en vigor La presente Ley entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Boletín Oficial de Canarias.


Archivo en formato PDF

Proposición de Ley de Fomento de la Colombofilia Canaria y Protección de la Paloma Mensajera de la Comunidad Autónoma de Canarias en pdf

Agenda
  • Sábado 03/12/2005 18:00
    canariaslofts.com
    Puesta on-line
    Puesta en on-line del sitio web.
Especiales
Fco. Sanchez Ramirez
Clasificaciones

Elecciones 2006

Ley de Proteccion

 
Lo que opinan...
Entrevista

Hoy me dispongo a entrevistar para todos ustedes a un veteranísimo colombófilo de la Colombofilia Palmera y actual Campeón Social en su Club, consiguiendo así el mas importante Campeonato dentro del mismo. Cuando hablamos de Colombofilia en la Palma, a muchos les viene su nombre a la mente y es que se trata de uno de los colombófilos mas importantes dentro de la historia de nuestra Colombofilia Palmera.

Otras entrevistas

Rincón Audiovisual

El juego de las palomas

On line

Foro

NewsLeTTER

 
Buscar
Encuesta

Hoy no tenemos encuesta que hacer :(

Otras encuestas


 
contacto | nota legal | sobre este sitio
Copyright © 2011 VCR Técnicas Electronicas S.L.
Teléfono de contacto: 610 350 102