CanariasLofts.com - El portal de los profesionales de la Colombofília webmaster@canariaslofts.com

Algo sobre el standard

domenica 26 ottobre 2008 13:14
Gustavo Q.P.
CanariasLofts.com - El portal de los profesionales de la Colombofília http://www.canariaslofts.com

Francisco Sánchez Ramírez coo juez de una Exposción InsularUn amante de la colombofilia en Canarias nos alentó a comentar cómo y de qué manera debe elegirse una paloma, cómo hay que seleccionar nuestras palomas y cómo de una manera técnica se puede hallar el ejemplar que tiene cualidades para ser un verdadero campeón, aunque esto no quiera decir que lo sea.

Todos estamos más o menos de acuerdo en que tiene más probabilidades de triunfar en las competiciones deportivas el palomar en el que todas sus palomas se acercan más al Standar, que aquel otro en el que sus palomas están muy lejos de conseguirlo. Pues bien, si todos o casi todos estamos de acuerdo en ello, es cuestión de preparar a los aficionados para que conozcan qué paloma es más Estándar, y de esta manera cada uno sabrá qué paloma ha de sacrificar y que otra no.

Ante todo, sabemos que el Standard actual está basado en el estudio de cada una de las partes esenciales de la paloma mensajera, y que a cada grupo de estas partes se le da una puntuación determinada.
Así, lo primero que hemos de hacer es saber los puntos del Standard y los distintos valores que se dan a las distintas partes del animal, según las nuevas normativas del Standard internacional.

Al coger una paloma en las manos, lo primero que nos impresiona es su dureza muscular –más o menos intensa-, su suavidad de plumaje, su forma ovoidal, su tamaño y una serie de datos que se aprecian en mayor o menor cantidad según la preparación y veteranía del colombófilo.

Ya la paloma en las manos, y apreciadas algunas cualidades de la misma, procedemos a su estudio detallado, con arreglo al orden que establece la tabla del Standard, y que es el siguiente:

Cabeza, ojos y expresión:
Mirar bien la cabeza; ésta ha de ser redondeada, bien formada, el pico corto, aunque puede tolerarse que sea mediano, mientras que si es muy largo resta belleza a la expresión del animal. Igualmente diremos de las carúnculas nasales, que habrán de ser medianas y muy blancas.
También es de buen signo que las plumillas que cubren los oídos sean visibles, y demuestren con claridad en donde está situado este sentido.
El estudio de los ojos ha sido motivo de polémicas entre colombófilos, aunque nosotros creemos que los ojos de la paloma no son más que el fiel reflejo de su salud, y del origen de la raza a que pertenecen.
Indudablemente, la expresión de los ojos dice mucho en una paloma, sobre todo de su estado de salud, de su temperamento e incluso de su inteligencia. La paloma sana, como la enferma, refleja en su mirada su estado de ánimo.

Nosotros creemos, sinceramente, que ha habido y hay campeonas con toda clase de colores en sus ojos, y lo que sí pensamos es que no ha habido nunca, ni habrá, campeonas con ojos tristes, declarándose falta de salud.

Lo que sí tal vez debemos hacer notar son los párpados, que es conveniente que no sean más grandes que el lóbulo ocular, o sea que en el vuelo el animal pueda tener el ojo entreabierto para ver bien.

El cuello:
Es una de las partes de la paloma que le da o le resta elegancia. Un cuello corto, robusto, fuerte, de la impresión de poder, demostrando siempre su sexo.

Equilibrio y musculatura:
Teniendo la paloma en la mano, nos damos cuenta de su equilibrio. Su cuerpo ha de estar conformado, bien balanceada y a ser posible, lo mejor proporcionada.

Qué diremos de la musculatura; sólo al cogerla, el colombófilo experto se da cuenta inmediatamente de qué clase de animal tiene entre sus manos, pero nosotros, los jueces, debemos estudiarla por partes.
Los músculos pectorales, situados a ambos lados de la quilla, han de ser muy desarrollados, y junto con los sacos aéreos que les acompañan han de formar ese tipo de cuerpo que desde siempre hemos buscado los aficionados canarios.
Paloma participante en una Exposición
Esqueleto, esternón y horquilla trasera:
El esqueleto de la paloma constituye una de sus partes esenciales, pues es en donde se apoyan los demás órganos que la constituyen.
El esternón es básico en la paloma, y su estudio muy interesante. Hemos de decir que debe ser lo más largo y recto posible, puesto que así llegará a unirse con la horquilla trasera, y debe formar un todo con ella, o al menos quedar mínimamente separados, ya que durante el vuelo el esternón y la horquilla forman una cavidad pequeña y bien unida, y de ahí que la horquilla haya de estar lo más unida posible. Una paloma con los huesos de la horquilla trasera separados y blandos debe sacrificarse.

Espalda, rabadilla y su unión de cola:
La espalda debe ser fuerte, y al separar las alas hemos de comprobar que su deslizamiento hacia la rabadilla sea suave y vaya estrechándose hasta llegar a la cola, la cual habrá de tener sus plumas en perfecto estado, dando la sensación de que no hay más que una.
Ala y calidad de pluma:

Del ala sí que podemos decir, sin miedo a equivocarnos, que es la parte principal, la esencial de la paloma mensajera. El ala de la paloma ha de tener el brazo y el antebrazo lo más corto posible, pues a menos antebrazo, mayor velocidad en una misma remada. También es muy importante que la unión del antebrazo sea lo más robusta y fuerte posible, porque es indicativo de mayor resistencia.

Las plumas del ala secundaria deben estar bien alineadas y ser cortas, así como las primarias o remeras han de ser lo más largo posible, arreglado al tamaño del ejemplar.

Las seis primeras remeras deberán ser muy anchas; sus bárbulas muy cerradas, y sus raquis muy resistentes. Las cuatro últimas deberán ir perdiendo anchura a partir de la séptima, y su terminación deberá ser redondeada. Los raquis de estas cuatro plumas finales deberán ser lo más rectas posibles. La longitud de estas cuatro plumas habrá de ser de la siguiente forma: la octava y décima un poco más cortas que la novena, pero todas ellas formando un mismo plano.

Estamos convencidos de que el día que los colombófilos canarios sepamos leer lo que las palomas llevan escrito dentro de sus alas, habremos dado un paso importantísimo, adivinando el 99% del valor deportivo de nuestras atletas.

La calidad de la pluma es también muy a destacar, pues su suavidad hace que la paloma se deslice más fácilmente en su vuelo.
Nuestras palomas canarias por su finura, tamaño mediano, y por su complexión, son de gran valía y de bella estampa, y siempre han demostrado su gran categoría en todas las exposiciones de colombofilia.


Francisco Sánchez Ramírez

Copyright © 2011 - http://www.canariaslofts.com